1 de enero de 2011

Respuesta de la "Gobernadora" de Holguín al proyecto de nuevo escudo


ASAMBLEA PROVINCIAL 
PODER POPULAR HOLGUÍN 

Presidencia 
2008 “Año 50 de la Revolución” 

Junio 14 

A: Hiram Pérez Concepción 
Director Oficina de Monumentos y Sitios Históricos 
Holguín 

Compañero: 

Tengo a bien dar respuesta a su solicitud del “INFORME AL CONSEJO DE LA ADMINISTRACIÓN PROVINCIAL SOBRE LA CONVENIENCIA DE ADOPTAR UN NUEVO ESCUDO”, la que le fuera presentada al anterior Presidente de esta Asamblea y ante la referencia que poseo de que una personalidad de origen Catalán ha estado emitiendo criterios sobre nuestros Escudos, y que en el caso del de la provincia se parecen un tanto a los recibidos por conducto de su oficina a la firma de Maikel Arista-Salado Hernández (plasmados en el documento adjunto que usted enviara) y que en la entrevista que se le realizara el pasado jueves en Tele Cristal, la conductora del programa expresara que ello contaba con la aprobación de las autoridades, lo cual no es así pues resulta ser una facultad exclusiva de la Asamblea Provincial a mi cargo, por lo que aprovecho la oportunidad para exponerle los criterios nuestros al respecto. 

Las opiniones que emito las dividiré en dos partes: una relacionada con los términos que se manejan en el documento y otra sobre las propuestas de las dos variantes de Escudos, para lo cual realizamos una revisión, apoyados en conocedores de la materia, lo que nos proporcionó evaluarlo por la Dirección de la Asamblea. 

Sobre el documento: 

Nos parece que tanto el que lo redactó, como aquellos que tuvieron que ver con su necesario análisis, antes de enviarlo para su presentación al Consejo de la Administración, no tuvieron en cuenta algunas elementales normas de cortesía en cuanto al contenido del mismo, ya que en ocasiones muestra cierta tendencia a exigir su obligada aceptación y otros momentos utiliza algunos términos ofensivos e irrespetuosos. 

Por ejemplo. En el segundo párrafo (p. 1) dice: “… es nuestro principal interés que el Gobierno provincial tome habida cuenta de ello y que analice y asuma nuestras recomendaciones”. Pienso que esta sugerencia tiene un marcado carácter impositivo y deja de ser sugerente en sus últimas palabras ante un órgano de gobierno con facultades para aprobar o no las mismas, sin tener en cuenta de que no resulta de la competencia del CAP esta decisión ni de ninguna persona natural, sino por acuerdo de nuestra Asamblea Provincial, la que aprobó el actual por Acuerdo 100 del año 1995, en una sesión ordinaria efectuada en el municipio de Moa, después de año y medio de haber realizado la convocatoria pública. 

Entre los principales términos ofensivos e irrespetuosos considero que están los siguientes: 
· En el tercer párrafo (p. 1) plantea: “El actual escudo provincial de Holguín ni siquiera se recomienda como emblema”. 
· En el primer párrafo (p. 2) dice: “… el pretendido escudo pasa a ser un cuadro” 
· En el segundo párrafo (p.2) afirma: “En conclusión, el cuartel inferior es una birria…” (Según el Diccionario de Sinónimos y Antónimos la palabra BIRRIA significa: mamarracho, adefesio, zarrapastroso. Adefesio a su vez significa esperpento, hazmerreír, extravagancia, disparate, ridiculez. Mamarracho es sinónimo de: espantajo, espantapájaro, pelele, grotesco, ridículo, extravagante). Todo lo anterior entra en contradicción con el único elogio que se le hace a esta obra en el primer párrafo (p. 1), en que se afirma: “Es un verdadero orgullo poder palpar la vigencia de la Heráldica en nuestro país, ejemplo vivo de lo cual es el escudo provincial holguinero, adoptado en 1995”. 
· En el tercer párrafo (p.2) dice: “El friso de la Plaza de la Revolución es un elemento que no aporta nada al escudo, es sencillamente una arquitectura más…” Nos da pena que de esa forma tan déspota se quiera borrar del Escudo Provincial una obra del afamado escultor Delarra (fallecido) que refleja gran parte de la historia patria y preside el lugar donde descansan los restos del Mayor General Calixto García, donde se realizó la despedida de duelo del entierro mambí y de su madre Lucía y donde tantas veces se ha reunido el pueblo holguinero para realizar sus principales actos de reafirmación revolucionaria, en varias ocasiones con la presencia de Fidel (al que se le entregó el Escudo en este lugar, el 26 de julio de 1995), de Raúl y de otras personalidades, allí también se realizó la despedida del duelo de los granadinos que fueron masacrados por la invasión yanqui a Granada. Desde el vista heráldico, esta pieza se ubica en el lugar de honor o del jefe y en ella se ha representado lo más importante del Escudo: a Calixto García, con la estrella truncada en el centro del friso, representativa del disparo que prefirió hacerse para quitarse la vida antes de caer prisionero. Se dispone de forma transversal (en faja) y de color blanco (esmalte: metal plata) que en Heráldica significa pureza, integridad, firmeza y vigilancia. 
· El propio título del documento sugiere la… “CONVENIENCIA DE ADOPTAR UN NUEVO ESCUDO”. ¿Por qué la Dirección Provincial de Historia y Monumentos de Holguín no se interesó primero en sugerir que al actual escudo se le hicieran algunas modificaciones? ¿Olvidó que una comisión presidida por el Dr. José Manuel Guanche Delmonte (también fallecido), compuesta por representantes de PATRIMONIO, UNEAC, Archivo Histórico, publicitarios, plásticos y de la Comisión de Historia, por encargo de la Asamblea Provincial, analizaron aproximadamente una docena de propuestas como resultado de una convocatoria librada por la Presidencia de la Asamblea y finalmente sugirió, después de varias sesiones de análisis, la que fue aprobada el 9 de junio de 1995 en la VII Sesión Ordinaria del VII Período de Mandato de la propia Asamblea celebrada en el Teatro del Combinado Mecánico del Níquel de Moa? Los dos acuerdos que le siguieron a la aprobación del escudo (No. 100), fue el de entregárselo a Fidel (No. 101) y a Raúl (No. 102). A partir de ese momento, muchísimas e importantes persnalidades naturales de la política, las ciencias, la cultura (letras, música, pintura) y el deporte lo han recibido así como personalidades jurídicas. 

Al actual escudo se la hacen varios señalamientos, casi todos poco constructivos, abogando porque se cumplan determinadas normas de la Heráldica, lo que a continuación señalo: 
· Se critica su paisajismo. Recordemos que también está presente en nuestro Escudo de la Palma Real y en la gran mayoría de los escudos aprobados durante la etapa colonial y neocolonial y que hoy mantienen su vigencia en muchas de las provincias y municipios del país. En los Escudos de otros países el paisajismo también está presente. La Asamblea Provincial del Poder Popular de Santiago de Cuba, en febrero del 2002, aprobó como su Escudo, el que representaba a la antigua provincia de Oriente hasta la nueva división político-administrativo de 1976 y tiene un paisaje con tres montañas, una llanura y un río. Otros donde prevalece el paisajismo es el de Pinar del Río, Matanzas o Villa Clara por ejemplo ¿Y qué decir de algunos de los municipios holguineros? ¿O es que se pretende hacer un trabajo para cambiarlos todos? ¿Eso no atenta contra la conservación del patrimonio de cada localidad? 
· Se hace la observación de que “el Hacha de Holguín… aparece partida verticalmente” y se recomienda que “debe aparecer íntegra”, según se expresa en el segundo párrafo (p. 1). Sobre el particular debo aclarar que este fue uno de los elementos que más llamó la atención a los miembros de la comisión que analizó la propuesta y todos coincidieron en no hacerle corrección alguna a la idea del hacha dividida, pues le imprimía una forma característica al contorno o borde del escudo y dejaba un campo libre como una página en la cual se reflejaba una parte de la rica historia del actual territorio de la provincia. Téngase en cuenta que en nuestro Escudo de la Palma Real también aparecen, cinco bandas situadas alternativamente, de un mismo ancho, tres de color azul turquí y dos de color blanco, inclinadas todas de izquierda a derecha, que representan, a través de esta división, la Bandera de la Estrella Solitaria. 
· Se exaltan otros Escudos, y aunque se cuestiona si la vigencia del Escudo Municipal de Holguín puede ser llevada a debate, se dice en el tercer párrafo (p.1) “… que resume la identidad local… en campo de azur, Nuestra Señora del Rosario y San Isidoro, que sostienen la Corona Real Española sobre una elevación” y en el cuarto párrafo de igual página agrega “pero podemos resumir en el caso de las armas municipales, que el actual escudo es un buen ejemplo de la más bella Heráldica cívica cubana” (se deduce que se refiere al Escudo Municipal de Holguín y no al tan criticado Escudo Provincial). Consideramos innecesaria la comparación con el Escudo Municipal, por cuanto este tiene clasificación advocativa (imágenes o figuras de santos), mientras que el de la provincia es de clasificación arqueológica (histórica: se fundamenta en hechos históricos). 
· Se critica el humo de las chimeneas representativas de centrales azucareros y de la industria del Níquel y se señala “… todo el impacto ecológico que ello causa” (cuarto párrafo p.2). En nuestro Escudo Provincial el humo tiene un significado especial, ya que al fusionarse con el del cañón representa la continuidad de ideales por la que lucharon los mambises y que finalmente se alcanzó con el triunfo de la Revolución. 
· Se dice al final del tercer párrafo (p.2): “el actual escudo muestra un cañón y el machete-fusil, muebles que reiteran su significado…” Tal parece desconocerse parte de la historia de Holguín, porque allí se representa sobre todo con la presencia del cañón, la primera victoria de la artillería cubana sobre las tropas española, el 20 de agosto de 1896 en la Batalla de Loma de hierro (Monumento Nacional). Somos del criterio que bajo ningún pretexto debe desaparecer la imagen del cañón, máxime si tenemos en cuenta que Calixto introdujo la artillería. 
· No compartimos la afirmación de carácter histórico que textualmente dice en el primero párrafo (p.2) “… la llegada del Gran Almirante a costas cubanas, hecho que tuvo un impacto no sólo en Holguín, sino para Cuba y la Humanidad, ya que cerró la Edad Media y dio paso a la Época Moderna”. Si esto fuera cierto, no pudiera atribuirse tal acontecimiento a la “llegada del Gran Almirante a costas cubanas”, pues 16 días antes (12 de octubre de 1492) ya había desembarcado en la pequeña isla de Guanahaní (que bautizó como San Salvador) en el archipiélago de las Bahamas. Téngase presente que la conceptualización del mundo moderno y sus límites espaciales y cronológicos son objeto de diferentes aproximaciones desde la propia historiografía de Europa Occidental. Hay otros hechos de trascendental importancia histórica que deben ser tenidos en cuenta para definir cuándo termina la Edad Media y comienza la Época Moderna. La historiografía tradicional francesa sugiere estos cambios de época alrededor de los siglos XVI y XVII, en sus inicios en torno a la caída de Constantinopla y sus finales con el derrumbamiento de la vieja monarquía y el proceso revolucionario francés. La anglosajona, por su parte, hace referencia a un período más prolongado y móvil. Realmente no ha existido hecho de tanta relevancia para la Humanidad, como el encuentro entre las civilizaciones del Viejo y el Nuevo Mundo, lo cual además de las connotadas implicaciones políticas y sociales que tuvo, permitió dar una imagen real del mundo, tal como lo conocemos hoy en día. Colón abrió lo que algunos han dado por llamar la Era de los descubrimientos (geográficos), pues después de haber demostrado la posibilidad del viaje de ida y regreso, inspiró a otros exploradores en sus viajes, lo que sí pudiéramos afirmar es que, con la llegada de Colón se produjo, como bien dice Fidel, “la colisión de dos culturas”. 
· Al inicio del tercer párrafo (p.2) la plantea: “Los otros dos elementos más visibles del Escudo son la Loma de la Cruz y la Periquera, ambas instituciones pertenecen a la Ciudad”. Que sepamos, la Loma de la Cruz no es una institución pero sí representa la orografía del territorio y está tan ligada al municipio como a la provincia, tanto por sus elementos culturales como históricos. Demás está decir que el edificio de La Periquera (Monumento Nacional), en la actualidad Museo Provincial de Historia y ha tenido funciones a este nivel en otros momentos. Tiene gran importancia cultural e histórica y ha sido sede de gobiernos desde la época colonial. Desde su principal balcón habló por primera vez al pueblo holguinero el Comandante en Jefe, el 26 de febrero de 1959. 
· En la parte final del último párrafo (p.3) se plantea: “Sella las armas la llamada flor de Holguín, especie vegetal que sólo crece en la provincia”. Esto es un error; la flor de Holguín (Jazmín del Pinar) es autóctona o endémica de la provincia, lo que no quiere decir que sólo crezca en ella, pues hasta en el Jardín Botánico de Montréal, Canadá, existen ejemplares y se ha desarrollado en otras provincias como Santiago de Cuba (A propósito, la que aparece en las propuestas de los escudos, tampoco se corresponde con la verdadera flor Jazmín del Pinar, euphorbia podocarpirola, urb, una entre las cinco especies con esas particularidades). 

El documento remitido al Consejo de Administración, el que no está facultado para derogar este acuerdo de la Asamblea, amén de respetar de forma anquilosada cada una de las reglas o leyes de la Heráldica, la sugerencia de de NUEVO ESCUDO, ignora y borra gran parte de la historia de nuestra provincia y la relega a un segundo plano, lo cual no tiene nada de saludable sobre todo en los tiempos en que vivimos donde se impone el conocimiento de la Historia como primordial en la educación de los valores como el patriotismo y el amor y respeto por sus símbolos. 

Sobre las propuestas de las dos variantes deEscudos: (Sic) 

De la primera se dice en el cuarto párrafo (p.3): “Las dos estrellas junto al hacha, todo en oro, representan los grados de Mayor General, que ostentara el egregio militar de nuestras guerras independentistas Calixto García Íñiguz…” Debemos recordar que el Mayor General Calixto García fue ascendido a este grado el 1ro. de mayo de 1872 y lo ostentaba con solo dos estrellas y que al promulgarse las leyes militares de la República de Cuba en Armas en que se estableció la organización del Ejército y se adoptaron los diferentes grados militares, al de mayor general le correspondieron tres estrellas, que es con los que culmina la guerra y lo recordamos. Como muestra de ello así se le representa en el mausoleo donde descansan sus restos, de ahí que en determinadas etapas de la guerra al grado de mayor general correspondieran dos estrellas y luego tres al introducirse el grado de general de división con dos estrellas. 

Sin embargo, el Mayor General Ignacio Agramonte (1841-1873) realmente nunca llegó a usar las tres estrellas, pues murió a mediados de la Guerra de los Diez Años cuando sólo se ostentaba el grado con dos, pero se ha decidido respetar la imagen en que aparece en traje de gala y con tres estrellas y es así como se le recuerda. 

También en la primera propuesta, el Hacha de Holguín se sobrepone a dos armas representativas de nuestras guerras de liberación. Opinamos que, aunque sea el símbolo supremo de la provincia, no debe estar por encima de estos elementos tan importantes de la historia patria. Además, el Hacha no se representa en su color natural (verde olivo) y aparece en metal oro (amarillo) sobre el machete y el fusil en metal plata (blanco), lo que no se corresponde con una de las normas heráldicas que plantea, no situar metal sobre metal. 

En el cuartel superior de ambas propuestas se magnifica el desembarco de Colón, ubicándolo en el lugar de honor o jefe. ¿Es que realmente debemos aceptar esta idea como lo fundamental para representa en nuestro Escudo? (Al actual se le critica la perspectiva de algunos de sus elementos, sin embargo, en las nuevas propuestas, las embarcaciones (naos) no están ni de frente ni de lado y también sugieren la idea de perspectiva, lo cual repetiría el mismo problema). 

El lenguaje que se utiliza para la descripción general, desde el punto heráldico, está sólo al alcance de los entendidos o estudiosos de esta ciencia, lo que no contribuye a su fácil interpretación. Ese tipo de definición heráldica se corresponde, en término de esta ciencia, a la utilizada en la Ley No. 33, del 5 de octubre de 1981, para la descripción del Escudo Nacional de España. Nos imaginamos que su fuera obligatoriamente así, todo aquel que intente confeccionar un escudo de armas tendría como prerrogativa que convertirse primero en un estudioso de esta bella ciencia (que sería lo ideal). Por otro lado, si aceptamos esto, habrá que modificar todas aquellas descripciones y escudos que poseen, no sól nuestros municipios y provincias, son hasta el Escudo de la Palma Real). 

Finalmente debemos tener en cuenta una de sus exigencias de las Leyes de la Heráldica que dice: “LA ELECCIÓN DEL ESCUDO Y SU ORNAMENTACIÓN ES LIBRE, SIEMPRE QUE NO REPITA OTRO EXISTENTE”. 

En el caso de ambas propuestas están plagiados varios elementos que forman parte del actual Escudo. Algunos de ellos son: 
- La forma completa del Escudo que está determinada por su contorno correspondiente a los bordes externos del Hacha de Holguín. 
- Los ramos de caña y cafeto que adornan (exornan) el Escudo. 
- Las cintas que longitudinalmente y en espiral se enrollan a partir de la base y hasta sus extremos sobre ambos ramos y representan nuestra bandera de la estrella solitaria y la de l26 de Julio, respectivamente. 
- La flor de Jazmín del Pinar que está en la misma posición del actual Escudo. 

Por tal motivo desestimamos la propuesta de un nuevo Escudo, decidiendo mantenernos con el actual hasta que sea el momento oportuno para su modificación, a través de los pasos correspondientes para ello. 

Saludos, 

Vivian Rodríguez Gordín 
(hay una firma ilegible y un sello gomígrafo) 

cc.: Sergio Fernández Pilotos, Miembro del Buró Provincial PCC 

Nota: más abajo, con tinta de bolígrafo, aparece lo siguiente: 
Entrada 27/6/2008